martes, 24 de enero de 2012

nunca mas

Sumido en las profundidades
absorto, perdido
en el vil calabozo,
mazmorra inmunda

Las paredes, que cóncavas
parecen perseguirme hasta la última gota
que de angustia
desde mis cienes cae
cerrando el ciclo de un tic-tac
enfermante

Desde aquí nunca veré la Luz
Nunca descansará mi espalda
nunca mi ceño fruncido
ambos cansados de sostener tanto miedo

Es imperioso que huya
que escape como en vuelo
que emigre de estas lúgubres tierras
que me libere con el auto-destierro

Y llegaré desnudo
a los dominios del otro
forastero
pero libre
fundido e inconsciente

Ya no seré
no seré más
ni yo, ni nadie
Entonces dejaré de llorar
entonces sí que habré vuelto
al Jardín Original.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada