martes, 21 de febrero de 2012

Volver a pasar por el corazón.


El momento late más dentro que fuera.
Devenir en el tiempo, vaivén de tus caderas.
Acuñó mis deseos permanentes
Y con sólo verte, te apodo dulce espera
Tú voz susurra en mi oído, y exclama mi alma es ella.
Ahí dulce espera… Mi estomago queda en vacio.
Las mariposas han ascendido
Al escalafón más guarnecido,
Más con tú presencia a la espera.
Ahí dulce espera… Sospecho donde habrán huido.
El corazón es sacudido,
Revoloteado y obsesivo.
Más con tu llegada oportuna,
Pero a su vez duradera.
Ahí mi dulce espera... Mis brazos quieren tus brazos
Retenerte y no soltarte en mi ladera
Siendo yo el protagonista de tu vida
Mientras tu, floreces primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada